Sunday, August 27, 2006

 

¿Ganando Dignamente o Manipulación Paternalística?

Saludos a todos,

He estado pensando en las maneras en que una sola programa de ayuda de
desarrollo puede estar interpretado en diferentes maneras por
recipientes y donantes. Ésta está conectada con otras cositas que he
escrito aqui en cuanto a la conexion entre la moralidad y la caridad,
aunque hoy voy en una dirección un poco diferente.

Como he dicho antes, en los estados unidos, los recipientes de la
caridad estan sometidos a una estigma fuerte. Es bastante comun que
uno oye gente hablando con la asumpción de que si uno acepta caridad,
debe tener alguna deficiencia—es perezoso, padece de una enfermedad
mental, es incapacitado, es algo menos que un adulto. Se asume que
gente respectable quiere salir de una programa de caridad lo más
pronto posible. Se puede leer los debates en los estados unidos de
fines de los años noventa en cuanto a la reforma al sistema de welfare
si quiere mas detalles sobre esta actitud.

Por eso, ha estado un cambio en la moda del diseño de programas de
caridad o ayuda al desarrollo. Éste cambio ha ocurrido probablemente
durante los últimos 15 o 20 años. Asi es que muchos programas de
caridad y ayuda hoy estan diseñadas con el idea de que dar mucho
dinero con pocas condiciones hace más mal que bien al largo plazo, y
que este tipo de ayuda hace crecer la dependencia y una "cultura de
pobreza". Las programas se diseñan para que los recipients no reciban
pasivamente la ayuda, sino que tengan la oportunidad de ganar la
ayuda. Por ejemplo, aqui en Nicaragua es comun que una ONG dona las
materiales para construir, decimos, una escuela, pero que deja que el
trabajo de la construción se lo hagan los miembros de la comunidad que
recibe la escuela.

Todo eso parece tremendo, dado la asumpción que adultos que respetan a
si mismos no quieren aceptar la caridad. Sin embargo, en Nicaragua,
como he escrito antes, he encontrado que hay menos estigma conectado
con el idea de recibir la caridad. La necesidad—como el hambre, o la
pobreza—se acepta como una justificación legítima para dar y recibir
dinero, comida, o ayuda al desarrollo.

Gente de aqui reconocen que programas de ayuda estan cambiando.
Personas me han dicho cosas como, "Antes, los proyectos vinieron y nos
dieron ayuda con menos condiciones. Nos dieron herramientos, semilla
para sembrar, y comida para que tengamos la esfuerza para trabajar.
Pero hoy, los proyectos vienen y tienen muchas condiciones. Cuando
nos dan cosas, tenemos que devolver el dinero, con interés, incluso si
la cosecha no da. Nos obligan asistir a muchas reuniones y hablar
sobre cosas no importantes, ¡mientras que tenemos trabajo importante
que hacer! (Esta no es una cita directa, pero me han dicho todos
estas cosas, algunas veces por gente diferente en momentos distintos.)

Ademas, las programas vienen con agendas. Por ejemplo, una sola
organización que trabaja en uno de las comunidades donde he estado
trabajando yo, tiene grupos (y entonces reuniones) sobre la equidad de
relaciones de género, sobre la conservación del medio ambiente, sobre
la diversificación agrícola (la producción de un número mayor de
rubros), y sobre el mejoramiento de la productividad de fincas
pequeñas. El programa de conservación medioambiental, por ejemplo, da
crédito para construir beneficios del procesamiento del café en que
los aguas mieles no corren al rio. También de vez en cuando dona
herramientos o provee crédito para comprar biofertilizante. Y tiene
reuniones y talleres sobre la importancia de la conservación
medioambiental, que se trata de cosas como la conservación de los
fuentes de agua, la diversidad de especies, y los efectos de largo
plazo en la salud de las pesticidias. Para tener aceso al credito y
los materiales donados, la gente está obligada asistir a las reuniones
y talleres.

Personalmente, siento que la conservación del medio ambiente y equidad
en las relaciones de género son muy importantes. Pero estes asuntos
parecen muy abstractos a muchos de los productores pequeños que han
hablado conmigo, que más les importa ganar dinero suficiente con la
próxima cosecha para poder dar de comer a su familia durante el año
que viene. La diversidad de las especies es una idea bonita, hasta
que significa que la población aumentada de mamíferos grandes empieza
a robarse a uno las gallinas. La producción orgánica está magnífico,
hasta que el rendimiento de la cosecha baja de manera dramática y los
precios más altos prometidos no aparecen.

Este tipo de programa, entonces, en vez de parecer una oportunidad
digna de ganar la vida, parece un tipo de manipulación. Parece un
quid pro quo, en que los productores estan obligados de repetir los
ideas de los patrones para tener acceso a programas de ayuda que
necesitan, que antes se dieron sin estas condiciones. Parece
paternalismo—la misma actitud que los programas fueron diseñados para
combatir.

En este contexto, programas como certificaciones orgánica y de
comercio justo parecen muy semejantes a otros tipos de ayuda. Los
certificadores parecen estar diciendo, vamos a darles este sello, que
les ayudará en la búsqueda de compradores que den un precio mejor, si
ustedes hacen estas otras cosas: estar organizados en una cooperativa,
evitar el uso de esta lista de insumos, documentar rigurosamente todas
las actividades de la finca (éste requisito entre productores que
estan, con frequencia demasiado comun, analfabetos o poco alfabetos),
etc.

Una colega me preguntó si he visto resistencia a estes programas de
ayuda, y este tipo de manipulación. No estoy segura si cuenta como
resistencia niveles bajos de participación en reuniones, gente que no
devuelve el crédito con mucha frequencia, y actitudes cínicas comunes.
Pero me he preguntado si el defalcar de estes programas que parece
ser bastante comun pueda ser resistencia. También, me pregunto si las
acusaciones de corumpción que estan aun más comunes puede contar como
resistencia.

¿Y sabes qué? A pesar de todo esto, no estoy desanimada en cuanto a
comercio justo. No tengo una actitud hostil en cuanto a los programas
de ayuda. No he podido identificar el Malo del cuento. De veras, veo
mucha gente de muy buenas intenciones, y hasta gente idealista,
involucrada con estes programas de ayuda. Veo muchos (si no todos) de
los intermediarios que administran a los programas velando por el
bienestar de los productores, enojados en cuanto a los problemas del
sistema, y preocupados que no tienen una mejor manera de hacer las
cosas. Y veo a productores intentando de ganar la vida bajo
condiciones muy dificiles, conscientes de ser tanto inteligentes como
deficientes en educación formal, y quien se sienten ofendidos por
estar tratados como niños.

¿Cuál es la solución? No tengo el menor idea. Un amigo mio de aqui
generosamente piensa que un poquito de análisis antropológico puede
ayudar. Estoy intentando de compartir su optimismo mientras mi
trabajo sigue.

-Carrie


Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?